fbpx

Duerme bien alimentándote bien

 Dormir bien tiene un impacto enorme en la vida diaria. El sueño insuficiente o interrumpido puede afectar el trabajo, la concentración y la capacidad para interactuar con los demás. Un descanso placentero produce la restauración física y mental que nos permite sentirnos renovados y alertas por la mañana.

Las necesidades de sueño varían de acuerdo a la persona; el promedio óptimo es de 7 a 9 horas. Uno puede saber si durmió la cantidad adecuada o no según cómo se sienta al día siguiente: dormir demasiado o dormir menos deja una sensación de cansancio e irritabilidad. Como las hormonas del crecimiento se liberan durante el sueño, los bebés, los niños y los adolescentes necesitan más horas de sueño que los adultos.

¿Qué nos hace dormir?

Todavía no hay certeza acerca de esto, pero los científicos saben que el reloj biológico de una persona se establece poco después de nacer y a partir de ese momento se mantiene. Algunas sustancias químicas naturales del organismo favorecen el sueño y la dieta también influye.

Estos son algunos aspectos que afectan el sueño:

COMER EN EXCESO O MUY POCO PUEDE PERTURBAR EL SUEÑO

Una cena liviana antes de la hora de dormir puede facilitar el sueño, pero una comida abundante puede crear molestias digestivas que llevan a mantenerte despierto.

EL ALCOHOL ES UN ARMA DE DOBLE FILO

Un poco de alcohol puede ayudar a quedarse dormido, pero a medida que el cuerpo metaboliza el alcohol el sueño se vuelve más fragmentario. El alcohol agrava el insomnio y el momento de restauración para el organismo. Puede causar deshidratación, y eso te hará sentir cansado al día siguiente.

LA CAFEÍNA PUEDE PERTURBAR EL SUEÑO

Para muchas personas, cualquier alimento o bebida que contenga cafeína puede trastornar su sueño. Si eres sensible a la cafeína, trata de evitarla por la tarde y noche.

DISMINUYE LAS GRASAS

Si comes algo rico en grasas en la noche, o consumes alimentos que te causan indigestión o acidez, esto será una molestia a la hora de dormir.

NO COMAS MUY TARDE POR LA NOCHE

Evita las comidas pesadas muy tarde, porque retrasarían el vaciado del estómago. Al dormir con el estómago lleno, los ácidos y jugos gástricos pueden fluir hacia el esófago causando acidez, lo que interrumpe el sueño.

BEBER LÍQUIDOS SOBRE LA HORA DE DORMIR PUEDE TRAER PROBLEMAS

Evita los líquidos después de la cena para reducir la necesidad de ir al baño durante la noche logrando así que tengas un sueño placentero.

Este artículo fue publicado el: 4/12/18 11:19 AM