Vive feliz usando tu inteligencia emocional

La destreza más importante es ser capaces de apreciar nuestras emociones. Una buena inteligencia emocional nos brinda más felicidad y satisfacción, y nos protege de problemas psicológicos como la ansiedad y la depresión.

Mejorar la inteligencia emocional no se logra de la noche a la mañana, lleva tiempo y práctica. Pero no hay duda de que en el mundo de alta tecnología y gran actividad en que vivimos, deberíamos preocuparnos de disfrutar de una vida más feliz y saludable.

¿Cómo mejorar mi inteligencia emocional?

AUTOCONCIENCIA

Quienes tienen alto nivel de autoconciencia, identifican sus estados de ánimo mientras los experimentan. Concéntrate en el ahora y en cómo te sientes. Lleva un diario para analizar tus fortalezas y debilidades emocionales, y pídele a tu jefe, amigos y colegas confiables que te digan cómo podrías mejorar.

AUTORREGULACIÓN

Es la habilidad de mantener el control. Para desarrollarla, aprende a manejar tus emociones eficazmente. Si sueles enojarte, identifica que desencadena tu ira. Usa técnicas de respiración profunda para calmarte, y tómate una pausa antes de contestar e-mails, para no hacerlo de un modo que luego te arrepientas.

MOTIVACIÓN

Si tus emociones te distraen, te costará más trabajo realizar tareas. Para elevar tu motivación, desarrolla autodisciplina y celebra los pequeños triunfos que te den una sensación de logro. Proponte metas de largo plazo, concéntrate en cosas que te importen reforzará tu motivación.

EMPATÍA 

Empieza por pensar en las opiniones de las otras personas. Imagina cómo podrían estar sintiéndose y escúchalas con atención cuando expresen sus emociones. Trata de no interrumpir. Fíjate en su lenguaje corporal. Si observas y escuchas a los demás, muy pronto te sentirás identificado con tus sentimientos.